Esta puede ser la causa oculta detrás de ese dolor que tienes en la parte baja de tu espalda

Todos los días nos enfrentamos a distintas enfermedades que muchas veces ni siquiera conocemos. Una de ellas son los quistes pilonidal, que aparecen en la espalda baja, cerca de las nalgas. El mismo es una especie de grano causado por la acumulación de piel muerta y cabello enterrado.

Este último genera una pequeña inflamación, promoviendo la formación de un ántrax o quiste.

Dicho problema suele presentarse mayormente en hombres en edades entre 16 y 25 años. Algunos de sus síntomas son dolores en la columna baja, fiebre, inflamación y enrojecimiento. Si estas padeciendo de este mal, te encantará conocer el remedio que te presentaremos a continuación. Con él lograremos eliminar este mal sin fármacos caros ni cirugías médicas.

Ajo y sal de Epsom

Por sus propiedades antinflamatorias y antibacterianas, el ajo es especialmente útil contra este mal. Para ello, echa 2 tazas de sal de Epson en la bañera con agua caliente y ajo. A continuación, sumerges el área afectada por 30 minutos. Este remedio lo realizaremos 2 veces al día y en poco tiempo, el problema habrá desaparecido.

Aloe vera

El aloe vera es muy útil para mejorar nuestra salud de varias formas, y esta no es la excepción. Para acabar con este quiste, debemos tomarnos medio vaso de jugo de aloe vera una vez por día. El resto se encargará de hacerlo esta sustancia.

Baño tibio

El baño caliente nos ayuda de muchas formas con este mal. Este no solo eliminará gradualmente dicho mal, sino que aliviará instantáneamente nuestro dolor. Pero además, con hacer esto prevenimos su reaparición en nuestro cuerpo. Esto lo podemos hacer todas las veces que nos bañemos durante el día.

Vinagre de sidra de manzana

Este vinagre tiene muchas propiedades curativas que combaten este tipo de quistes. Para ello, solo debemos untar un algodón con vinagre de manzana y frotarlo en la zona afectada. Este proceso lo realizaremos varias veces al día y el quiste desaparecerá.

Ejercitarse regularmente

Si nos ejercitamos constantemente, aunque sea caminando, reduciremos las probabilidades de padecer de este mal. Además, si ya lo estamos sufriendo, reduciremos el dolor y la inflamación.

Vea también: Fácil receta para hacer tu propio Flan de Coco de forma sencilla

Cúrcuma

La cúrcuma también es una buena opción para combatir este mal. Lo único que debemos hacer es mezclar varias cucharadas de este polvo con un poco de agua. Cuando consigamos una especie de pasta, la aplicamos 3 veces al día en la zona afectada.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”