Lo dejaron morir solo en un asilo, pero lo que dijo antes de morir trasformo la vida de sus enfermeras

La familia es el mejor regalo que todos hemos recibido y que debemos tenerle un gran aprecio. En ella es donde crecemos y recibimos todo el cariño y amor que necesitamos para triunfar. Sin embargo, para muchos esto no es tan importante y no le dan el valor que se merece.

En lugar de eso, prefieren seguir tras cosas tan vanas y pasajeras como las cosas materiales.

Nadie niega que todos necesitamos sustento, un hogar donde vivir y ciertas cosas materiales. Pero esto no debe ser lo primordial en nuestra vida, ya que hay cosas más importantes que estas. Una de ellas es darle el cariño que merecen las personas mayores. No obstante, muchas personas prefieren pagar un asilo para que completos extraños le den la atención que ellos merecen.

Ese fue el caso de un señor que fue enviado a un asilo por sus familiares hace varios años. Cierto día cayó muy enfermo, por lo que fue trasladado a un hospital cercano al asilo. Sin embargo, como sus familiares no estaban pendientes de él, no se dieron cuenta de su situación. Como nadie respondió económicamente por él, terminó muriendo pocos días después. Pero antes de morir dejó escrita una poesía que tocó el corazón de todos en el asilo y el hospital.

Poesía del señor del asilo

Cuando vienen a atenderme todos los días ¿Qué ven ustedes enfermeras?

¿Qué es lo que ven? ¿Qué pasa por sus cabezas cuando me miran?

Ven a un viejo cascarrabias con poco juicio. Alguien con comportamiento raro y mirada perdida.

Una persona a la que la comida le cae en la boca y nunca responde nada,

Al que siempre le dicen en voz baja “Al menos debería intentarlo”,

Alguien que al parecer no se da cuenta de lo que sucede a su alrededor,

Quien casi siempre pierde algo, una media, tal vez un zapato.

¿Ven a quien queriéndolo o no deja que ustedes hagan su trabajo?

Quizás ven a quien se pasa sus días en el baño o comiendo

De nuevo Keanu Reeves ha dejado al mundo impactado con un mensaje fuerte que te hará reflexionar

¿Eso es lo que piensan? ¿Eso es lo que ven?

En ese caso, abran los ojos bien, porque ustedes no me están viendo.

Ahora que estoy sentado, les diré quién soy:

Soy un niño con 10 años, que tiene padre, madre y [email protected] que se aman,

Un adolescente de 16 años al que le pican los pies por conseguir su amor,

El novio de 20, que recuerda en su corazón la promesa que ha hecho,

En sus 25 años ya tiene sus propios hijos, a los que cuida y brinda un hogar seguro.

Soy un hombre de 30 años cuyos hijos van creciendo a toda velocidad,

Todos unidos en lazos familiares que se supone han de durar para siempre.

Ya en los 40 años, los niños ya son hombres y mujeres y se han marchado de casa,

Sin embargo, mi esposa permanece a mi lado para apoyarme en la tristeza.

Con 50 años vuelvo a sentir la alegría de sostener un bebe en mis brazos,

Vea también: Lo que esta anciana hizo con este bebe es conmovedor, pero lo que vieron en el orfanato les rompió el corazón

Pero los días de mucho dolor no tardan en llegar cuando mi esposa fallece,

A veces pienso en mis hijos y en el momento en el que encontré el amor.

Ahora no soy más que un anciano, el tiempo es sombrío,

Me río de mis años pasados cono un tonto,

Mi cuerpo se desploma, mi gracia y fortaleza se han ido.

Ahora, donde estaba mi corazón lo único que queda es una roca,

Sin embargo, en esta vieja carcaza aún vive un hombre fuerte y joven.

Mi inservible corazón se hincha, recuerdo las alegrías,

Recuerdo las tristezas, vivo y amo todos los días.

Pienso en todos los años, tan pocos son y tan rápido que se esfuman,

Acepto el hecho de nada pueda quedarse así,

Por eso, abran los ojos. Ábranlos y obsérvenme más de cerca,

¡Mírenme a mí!

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”

Por comer algo que a todos nos fascina y luego tomar este medicamento muy común murió esta joven

Mi madre me enseño esta técnica para hacer queso fresco y fácil en casa. Es Buenísimo