16 años de amor; Iglesias y Kournikova no alardean de su larga relación y de sus hijos. Observa el por qué

Esta semana ha salido a la luz publica que ha enloquecido a los fans de Enrique Iglesias. El famoso cantante junto a su pareja Anna Kournikova se convirtieron en padres de mellizos. Esto no nos extraña, pues ya tenían 16 años de relación amorosa.

Los medios de comunicación lanzaron la primicia hace varios días que impactó al mundo entero. A partir de este momento, las vidas de ambos cambiarían por completo. Ahora que son padres, tendrán otras responsabilidades.

Para muchos, esto fue una sorpresa, para no. Y es que, desde el año 2001 ellos tienen una relación amorosa que siempre han mantenido en privado. Desde que eran novios, ambos acordaron no tener demasiada exposición pública.

Esto parece que le ha funcionado demasiado bien. De las parejas de artistas y el mundo de la farándula, la de enrique iglesias y Anna Kournikova es una de las mas estables. En la actualidad ambos son felices como pareja y como padre. Nosotros les enviamos nuestros mejores deseos a los nuevos padres y que esto los una todavía más.

Encuentran el amor

La relación entre Enrique iglesias y Anna Kournikova comenzó en un estudio cinematográfico. Este encuentro ocurrió en el rodaje del tema musical “Escape” del mismo artista. Ese fue el primer momento en el que se vieron y a partir de ahí no se dejaron de ver jamás.

Su primer encuentro sucedió en Miami, donde decidieron establecerse y formar una familia. Allí ya han vivido durante 16 años que tienen de relación amorosa. Durante todo ese tiempo, la pareja ha aparecido públicamente en contadas ocasiones. Entre esas salidas, están salidas en barcos, a recitales y tienen una mínima divulgación en las redes sociales.

Desde el principio, ellos nunca negaron tener una relación. Lo que si escogieron fue mantener la privacidad. De hecho, al cantante se le han hecho contadas preguntas sobre su relación amorosa, y el ha comentado muy poco de ello. Por tal razón, de todas las relaciones, esta es la que ha generado mayor intriga de todas.

Nueva ley penalizará como un crimen dejar a un perro fuera en el frio y esta es la razón

No obstante, desde siempre Enrique Iglesias ha posicionado jocosamente a Anna como su mujer. En más de una ocasión ha dado su punto de vista sobre su relación y el matrimonio. Él ha confirmado que, para ambos, el matrimonio no es mas que un contrato que no cambiaría nada en su relación.

“Nosotros estamos sumamente felices con nuestra relación actual. No desapruebo el casamiento, de ninguna manera lo hago. No lo descarto, pero sintiéndome plenamente feliz, verdaderamente no considero que ‘un contrato’ pueda modificar algo” dijo Iglesias en un comunicado en el año 2014.

Se sabe muy poco

Durante el paso de los años, su relación ha sido el centro de muchas opiniones. Ellos siempre se mantuvieron neutrales en temas como el matrimonio, convenios, cintillos y maternidad. En realidad, esta pareja siempre se mantuvo al margen de lo que se decía de ellos. Creo que en ninguna ocasión se ha dicho un chisme de esta pareja.

Lo que muchos no se explican es cómo esta pareja logró ocultar tan celosamente el nacimiento de sus mellizos. Muchas revistas han confirmado ya la noticia: Enrique Iglesias y Anna Kournikova acaban de ser padres de mellizos. El fin de semana pasado se dio a conocer la noticia donde Anna dio a luz en un parto doble. En los mellizos se encuentra una parejita de varón y hembra.

Vea también: 10 celebridades que dan mucho miedo después que se mutilaron el rostro con cirugías plásticas

Hasta el momento, lo único que se sabe es que los niños nacieron en la ciudad de Miami. Pero eso basta para encender el furor entre los fans de iglesias, quienes están muy contentos. Esta noticia la debe saber el mundo entero. Si eres una verdadera fan de Enrique Iglesias, comparte esta bella noticia en tus redes sociales.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”

En la calle un vagabundo le gritó: Yo era tu mejor amigo en la primaria

15+ Ilustraciones que revelan esos secretos de vivir en pareja que muy pocos se atreven a hablar