En la calle un vagabundo le gritó: Yo era tu mejor amigo en la primaria

Muchos consideran que la vida es larga y en ella nos puede pasar muchas cosas. En un momento estamos haciendo algo y en otro momento hacemos algo totalmente distinto. Nadie puede negar que la vida da vueltas drásticas.

Esto lo hemos podido ver con muchos artistas y famosos, por ejemplo. Muchos de ellos se encuentran en la cúspide de su carrera en un momento dado. Pero llega otro momento en el que sencillamente caen por completo.

Lo mismo pasa con todo tipo de persona, sea rica o pobre, blanca o negra. De hecho, es probable que nosotros mismos hayamos pasado por una mala racha en algún momento. Pues bien, de eso se trata la historia del día de hoy.

Wanja Mwaura es una mujer de 32 años a la que no le ha ido bien ni mal en la vida. Podemos decir que cuenta con una vida estable, en comparación con muchas personas. Cierto día, una persona gritó su nombre, mientras estaba en una de las calles de Lower Kabaete, en Kenia. Esto la sorprendió mucho, pero contemos la historia desde el principio.

Encuentra a su amigo vagabundo

Un día, Wanja caminaba por la calle rumbo al mercado de la localidad. Entonces, alguien gritó su nombre muy fuerte. Al voltearse, solamente vio a un vagabundo, con un aspecto esquelético, ojos saltones, ropa sucia y drogado. En realidad, a esta mujer le pareció muy raro que este vagabundo supiera su nombre, pues ella no lo reconocía.

Entonces, cuando ella se acercó, un poco atemorizada, el hombre le dijo que se llamaba Patrick Wanjiru. En ese momento, a Wanja le subió algo frio desde los pies hasta la cabeza. El vagabundo no era nada mas y nada menos que Patrick, su mejor amigo cuando este tenía solo 7 años. En la actualidad, el hombre tenía 34 años, hace 27 años que no se veían, por eso no lo reconocía.

No cabe la menor duda que la mujer estaba sumamente impactada por aquel encuentro. ¿Cómo era posible que Hinga – como le decían en aquel entonces – había terminado en la calle? Él era un deportista sobresaliente y era muy inteligente en la escuela. Cuando ella le hizo esta pregunta, el vagabundo le contó su historia.

Una trágica historia

Sucede que el único familiar que el vagabundo tenía era a su abuela, muy mayor. Tiempo después, ella falleció, y él se quedó sin familiares que lo cuidaran.  Por tal razón, debió abandonar la escuela y quedó en la calle. Más adelante, se convirtió en un vagabundo y cayó en el vicio de las drogas. En un principio usaba la marihuana, pero luego probó con otras mas fuertes como la heroína.

Este animal cayó del cielo y aterro a toda una familia mientras disfrutaban de una parrillada

Sus alimentos normalmente los conseguía en la basura. En ocasiones vendía algunas cosas para conseguir algo de dinero para poder sobrevivir. Cuando esta mujer escuchó su historia, se sintió impulsada a ayudarlo.

Por tal razón, le dio su número telefónico para que pudieran mantenerse en contacto. Con el tiempo, su amistad volvió a florecer. Como ella era enfermera, contaba con los conocimientos necesarios para ayudarlo. Además, ella utilizó las redes sociales para pedir ayuda para el vagabundo y pagar la rehabilitación de su amigo.

Esta historia demuestra nuestras circunstancias pueden cambiar de un momento a otro. Por eso, no debemos creernos invencibles o que somos inmunes a los cambios de la vida. nunca olvides no nunca es demasiado tarde para comenzar de nuevo. Eso es lo que está haciendo Patrick, quien está recuperando su vida.

Vea también: Lo hizo con su esposo los 365 día del año para ver qué pasaba y esto sucedió con su matrimonio

No hay duda que la amistad que ambos tenían ha perdurado a través del tiempo. Wanja ha demostrado ser una verdadera amiga de Patrick, a quien encontró como vagabundo. Si crees que esta mujer es una heroína, comparte su historia en tus redes sociales.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”

Si usted usa de este tipo de sandalias, corra a la basura y tirela de inmediato, mire el por qué

16 años de amor; Iglesias y Kournikova no alardean de su larga relación y de sus hijos. Observa el por qué